viernes, 19 de agosto de 2011

Take your daughter to the slaughter

Take your daughter to the slaughter es un juego patrio de 1998 del que al parecer sólo se hicieron 2000 ejemplares y se comercializó a 2000 pesetas el estuche VHS que contiene la hoja de reglas y las cartas.

¿Lo genial del juego? La ambientación gore con mucho humor que le dieron.

Para poder jugar necesitamos al menos otra persona. En las reglas se comenta para jugar dos, tres, cuatro, cinco y siete o más jugadores. Según Board Game Geek el tope son diez jugadores.
En el estuche vienen cartas con dos reversos diferentes. En uno aparece escrito “Take your daughter to the slaughter – El engendro” con un osito de peluche, llamado Jacky, armado con un cuchillo manchado de sangre y cara de pocos amigos. El otro reverso es el “Gore happy end o Final Dum-Bueno”, con la chica enmascarada de la portada.  De estas últimas todos los jugadores tendrán una carta.


Se reparten cartas dependiendo del número de jugadores, de la siguiente manera:

2 jugadores – 10 cartas para cada uno
3 jugadores – 8 cartas para cada uno
4 jugadores – 7 cartas para cada uno
5 jugadores – 6 cartas para cada uno
7 jugadores o más – 5 cartas para cada uno

Las cartas de Jacky-Kill-the-bitch son las que sirven para contar la historia y con ellas se forma un mazo del que todo el mundo podrá robar. Entre estas encontraremos cosas como la enfermera, abrir en canal, coche, el sótano, tu madre se ha comido a mi perro o el cuchillo. También están dos tipos de cartas especiales: ¡Ke te calles! y ¡Para el carro!.

Los autores del juego usan la “técnica de la cara más gore” para saber quien empieza a jugar. El que cumpla el requisito y gane la votación del resto, empieza, pero se puede usar cualquier otro método si los jugadores así lo desean.

Cada carta tiene una serie de dibujos con unas palabras… el caso es ir contando la historia e ir introduciendo en el relato esas cartas dejando transcurrir un tiempo entre carta y carta y cualquier otro jugador puede interrumpirte en cualquier momento, estas son las maneras de hacerlo:

- Cuando el narrador dice una palabra que tenga otro jugador en una de sus cartas. El otro jugador puede tirar su carta y continuar la narración. El anterior narrador roba una carta del mazo.

- Usando una carta ¡Ke te calles!, interrumpe una de las cartas que haya jugado el narrador por ejemplo, interrumpir una carta de arma.

Existe un segundo uso para la carta ¡Ke te calles!, como comodín cuando te has quedado sin cartas de historia de un tipo determinado. Se puede interrumpir esta carta ¡Ke te calles! con otra del mismo tipo, al considerarse la primera una carta de historia normal ya que las cartas ¡Ke te calles! están asociadas a un tipo de carta (personaje, acción, sitio, armas y varios).

- Usando una carta ¡Para el carro! porque el narrador ha tenido la suerte de jugar varias cartas de la mano, obligándole a robar. También pueden usarse como cartas comodín si te has quedado sin cartas de historia, indicando el tipo de carta que quieres usar.

El ganador es el narrador que consiga quedarse sin cartas en la mano y que introduzca su carta de final en la historia.

Se puede preguntar al narrador sobre la historia que está contando para intentar que diga una de tus cartas por accidente.

A decisión de los jugadores se pueden utilizar sinónimos. Pero tiene que quedar claro antes de comenzar a jugar.

De regalo os dejo con la pequeña introducción que aparecía en las reglas:

"... entonces el loco miró la cabeza decapitada del pobre pagés, acto seguido cogió el rallador de pan y empezó a rallar la cabeza del pagés con tanto énfasis que, sin darse cuenta, se cortó la mano a rodajas como si fuese una cebolla. El loco, al ver tanta sangre que le salía a chorro como un surtidor, decidió pintarse de blanco mármol, ponerse en un pedestal y pasar a la posteridad como la primera fuente de sangría del país."

Idea original de: Jordi Castells 
Ilustraciones de: Manolo Carot
Distribuido en España por: Yggddrasil jocs
Edad recomendada: Mayores de dieciocho años. 
Número de jugadores: A partir de dos jugadores, pueden jugar más de siete según las reglas.



Material gráfico de: Board Game Geek y fotografías de la autora del blog.

Para más información:
jcas@tinet.fut.es (no se si seguirá operativa la cuenta)

Otras reseñas:

2 comentarios:

  1. Justo jugamos unas partidas hace poquito. Está bien, se le nota algo viejuno pero es divertido para echarse unas risas.

    ResponderEliminar
  2. Lo compre en cuanto lo vi en la tienda de comics que frecuentaba cuando era un chavalin. Hores de diversion y descojone sin igual. Les 2000 pesetes meyor invertides de mi vida...

    ResponderEliminar