The Plays of Oscar Wilde de Oscar Wilde

Título: The Plays of Oscar Wilde
Autor: Oscar Wilde
Número de páginas: 444
Primera edición: 2002
ISBN: 978-1-84022-418-4

Oscar Wilde took London by storm with his first comedy, Lady Windermere's Fan. The combination of dazzling wit, subtle social criticism, sumptuous settings and the theme of a guilty secret proved a winner, both here and in his next three plays, A Woman of No Importance, An Ideal Husband, and his undisputed masterpiece, The Importance of Being Earnest. This volume includes all Wilde's plays from his early tragedy Vera to the controversial Salomé and the little known fragments, La Sainte Courtisane and A Florentine Tragedy. The edition affords a rare chance to see Wilde's best known work in the context of his entire dramatic output, and to appreciate plays which have hitherto received scant critical attention.

Wilde's plays have never failed to delight audiences and are a lasting testimony to their author's supreme wit and theatrical genius.

Edición de reducido precio que incluye todas las obras de teatro, en lengua inglesa, del señor Wilde sin que incluya el resto de producción literaria. El libro es muy endeble y no sé en que estado se encontrará cuando termine su lectura. El papel es del más barato, por ello el precio final de esta edición de tapa blanda. Como punto positivo decir que lo que contiene sus páginas merece la pena y con creces. Esta edición incluye una introducción y notas a cargo de Anne Varty y las obras que contiene son:
  • Vera; or, The Nihilists
  • The Duchess of Padua
  • Salomé
  • Lady Windermere's Fan
  • A Woman of No Importance
  • An Ideal Husband
  • The Importance of Being Earnest
  • La Sainte Courtisane
  • A Florentine Tragedy
Las obras merecerían su propia entrada, como haremos en el caso de Salomé en su edición de Zorro Rojo, donde incluiremos un apunte biográfico sobre su ilustrador. Como veremos en unos momentos, Wilde fue un autor lo suficientemente prolífico como para recomendar adquirir su obra por tomos y no en único volumen. Sólo sus obras de teatro ocupan más de cuatrocientas páginas.

Oscar Fingal O'Flahertie Willis Wilde (1854 - 1900)

Nació en Dublín en el seno de una familia de intelectuales. Su padre era médico y su madre era una escritora, con el pseudónimo Speranza, que organizaba reuniones literarias en la casa familiar. Lady Wilde tuvo dos hijos más: William e Isola, que moriría durante su infancia y marcaría algunas de las obras de Oscar Wilde.

Wilde estudió en el Trinity College, como más tarde haría Samuel Beckett, a los clásicos y posteriormente se especializó en dicho campo en Oxford, donde se graduó con honores. El autor se casó posteriormente con Constance Lloyd, quien le daría dos hijos: Cyril y Vyvyan,  para ellos compuso varios cuentos. Quizá una de las facetas menos conocidas de Wilde es la de editor y escritor de la revista Woman's World, donde también colaboraba su esposa.

Wilde tocó todos los géneros literarios, siendo su primera obra publicada Poems (1881), pero también escribió una novela (The Portrait of Dorian Gray, 1890), dos colecciones de cuentos, numerosas obras de teatro y gran cantidad de ensayos, incluyendo sus reseñas sobre arte para los periódicos. Conocido por sus arrebatos de ingenio (como el “I've nothing to declare but my genius” cuando llegó a los Estados Unidos) y por sus aforismos, Wilde gozó de gran fama hasta que el padre de Bosie le llevó a juicio por inmoralidad. Durante sus dos años de estancia en la cárcel escribió The Ballad of Reading Gaol (publicado en 1898) y The Profundis (1905), cuyo título que no le fue dado por Wilde.

El autor murió por una infección que contrajo en la cárcel, en la más absoluta pobreza en París y abandonado por la mayoría de sus conocidos. Estuvo registrado en el hotel en el que vivió como Sebastian Melmoth, como el personaje creado por su antepasado y basado en la historia del judío errante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jornada de mesas abiertas de Other Selves en Generación X

Elfas oscuras de Sukubus Studio

Incómodos invitados: no los querrás en tu casa