Consejos para estudiantes de alemán

Más tarde o más temprano todos nos enfrentamos a un nuevo idioma durante nuestra formación, y en la actualidad una de las lenguas con más tirón es el alemán. Si alguno se ha decidido por la lengua de autores como Goethe y Schiller, aquí van una serie de consejos por parte de servidora, que lleva un par de años peleándose con esta hermosa lengua.

En la Universidad Complutense de Madrid, al menos en la facultad de filología, el libro de texto usado para los dos primeros cursos de alemán es Lagune de la editorial Hueber. Lo normal es comprarse tanto el libro de texto (Kursbuch) como el de ejercicios (Arbeitsbuch) que incluye las soluciones al final, por si queremos comprobar nuestros fallos.


Lo bueno de esta editorial es que el libro de texto viene acompañado de un CD donde podremos hartarnos a escuchar alemán, necesario para los ejercicios y para entrenar el oído, y de un glosario alemán-español que incluye la traducción de las palabras en el contexto de la unidad, una gramática, consejos de uso de la lengua y costumbres de los países de lengua alemana. El precio es bastante asequible entre dieciséis y veintidós euros por unos libros de unas doscientas páginas a color.

En el segundo curso de lengua alemana también se incluye en el programa una lectura graduada y la posterior traducción de un fragmento, elegido por el profesor, de la misma. El pasado 2010-2011 el libro elegido fue Barbara de la editorial Langenscheidt y este 2011-2012 fueron relatos escogidos de Das Idealpaar y Der hundetraum ambos de la editorial Hueber. Estos dos últimos se pueden adquirir con un CD si lo preferimos.

Para comprobar que se ha leído el texto a conciencia, los profesores mandan una serie de ejercicios que incluyen preguntas sobre las historias, ejercicios de búsqueda de diferentes aspectos gramaticales y definiciones de una serie de palabras elegidas. Por si fuese poco, las lecturas también entran en el examen final en forma de una pequeña redacción a elaborar y de una traducción de un fragmento. Si se superan los cursos de lengua alemana I y II habremos obtenido el nivel A1 y parte del A2 del marco europeo de las lenguas. En algunas carreras se puede continuar cursando lengua alemana III y IV. A partir de ahí, salvo que estudies lenguas modernas, tendrás que continuar tu formación en otro centro.

¿Cómo estudiar alemán?

Lo más importante a la hora de estudiar cualquier lengua es dedicarle tiempo. Parece un consejo tonto pero es de vital importancia. Más vale estudiar todos los días una hora de alemán que pegarte una panzada un día de cinco horas y no tocarlo hasta la semana siguiente. Os aseguro que luego vienen los sustos cuando se acerca el examen y ves que no dominas los verbos o algún otro aspecto gramatical. La clave del estudio es la constancia.

En la mayoría de libros de texto tendremos una serie de ejercicios adaptados a la lección de esa unidad. Es importante que los realicemos tras el estudio de los conocimientos teóricos para comprobar que hemos aprendido lo que se proponía. Si al revisar tenemos fallos, deberemos hacer hincapié en ese aspecto problemático de la gramática o esa palabra que se nos rebela. Si hemos completado los del libro de ejercicios y queremos hacer más podemos buscar por internet o hacernos con obras como Fit in Grammatik A1/A2, también de Hueber.

Para estudiar el vocabulario existen numerosos métodos y tendremos que elegir el que más se adapte a nuestros gustos. El método tradicional, aunque para mi aburrido en extremo, es memorizar largas listas de palabras. Una variante es hacer listas de campos semánticos, a poder ser unidos en grupos por flechas o dibujos. Una opción más completa es escribir frases sencillas para aprender el vocabulario en un contexto concreto, ya que además de repasar el vocabulario trabajamos la gramática. Una idea más extravagante para los niveles más básicos es llenar la casa de post-it con el nombre de los objetos. Esto es muy interesante en el caso del alemán, ya que además de aprender el género de la palabra debemos aprender su forma de plural.

En el caso de productos como el Lagune, tenemos que usar todas las herramientas disponibles. La editorial nos obsequia con un CD, un glosario y una página web con ejercicios que nos darán la solución al terminar. Todo esto es una gran ayuda.

En caso de necesidad, podemos comprar un buen diccionario, lo cual es obligatoriamente grande porque se incluyen más palabras y acepciones que en uno de bolsillo. Como siempre es mejor acudir a las editoriales especializadas, como Langenscheidt para mirar este tipo de productos. También existen alternativas online, pero pensad si vais a estar en un sitio sin internet, por ejemplo de vacaciones, y os puede hacer falta. En mi caso tengo el de Larousse, en su versión compact, ya que es el que recomendaban en su día en la Escuela Oficial de Idiomas. Otro buen complemento al estudio sería tener una gramática de la lengua alemana, que se pueden conseguir en español como sucede con la de Hueber y que anotaré como bibliografía en próximas entradas.

¿Dónde estudiar alemán?

Sé que esto puede sonar a "barrer hacia dentro" pero no es aconsejable ir a cualquier sitio si quieres aprender alemán de verdad. Si lo que buscas es apañarte durante viaje, seguro que cualquier academia te podrá enseñar un alemán básico pero los sitios recomendados por su calidad y por su fuerte hincapié en que domines la gramática son: Goethe Institut, CSIM y Escuela oficial de idiomas pero teniendo en cuenta de que esta última se enfoca más en la conversación que en la gramática. Hace años sé que se trabajaba con los libros de texto de Langenscheidt, concretamente con el Berlinen Platz.

Si no estoy equivocada el examinador "oficial" es el Goethe Institut aunque la EOI también ofrece títulos, pero creo que su validez es en el territorio nacional. Posiblemente los de CSIM puedan servir para pruebas universitarias al ser impartido por la UCM y creo que podían convalidarse por asignaturas.


Si buscáis clases particulares, no me cansaré de recomendar a los filólogos ya que por su formación académica tienen unos conocimientos en lingüística que un hablante, por muy nativo que sea, sin dicha formación simplemente no tiene. Pensad por un momento por qué usáis unas preposiciones y no otras... a veces la línea no es nada clara.

No me queda más que comentar que tengáis un feliz estudio.

Más información:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jornada de mesas abiertas de Other Selves en Generación X

Incómodos invitados: no los querrás en tu casa

Elfas oscuras de Sukubus Studio