Poemas del manicomio de Mondragón y Esquizofrénicas

Título: Poemas del manicomio de Mondragón
Autor: Leopoldo María Panero
Editorial: Hiperión
Número de páginas: 61
Primera edición: 1987
ISBN: 84-7517-209-1


La obra de Leopoldo María Panero (Madrid, 1948) se sitúa en un lugar único dentro del amplio panorama de la lírica española actual. A partir de un concepto de la literatura considerada como tauromaquia, el poeta se juega la vida en cada verso, en un proceso de imposible equilibrio entre la creación y la autodestrucción que le ha conducido a explorar los terrenos fronterizos de la locura y el horror.

En estos Poemas del manicomio de Mondragón, experiencias y vivencias psiquiátricas dan pie a una escritura radical, lúcida, terrible, que a nadie puede dejar indiferente.


Hay algo común en los comentarios a la obra o en las noticias sobre este poeta: siempre se exalta su imagen de autor maldito, marginal, duro. Leer sus colecciones de poemas supone un shock, como si una corriente eléctrica se transmitiese desde la cabeza del autor, a través de su mano a la tinta, y entrase por nuestros ojos a nuestra cabeza. Al igual que el chispazo te distrae de pensamientos y acciones anteriores y te hace centrarte en el ahora, en el momento, para intentar averiguar cómo ha sucedido esto. Nadie puede leer a Panero y seguir siendo el mismo de antes.

Los versos de este poemario, y su ensayo final, destilan la erudición de su autor, con referencias a Stéphane Mallarmé, H. P. Lovecraft, Adorno, Hegel o incluso la Biblia, incluso citada a través de Borges. Algunos poemas me han recordado a los autores modernistas, que bebieron de la fuente del simbolismo, quizá por esas citas que te hacen dar un paso más allá en el texto que vas a leer e intentar aprehender.

¿Qué imágenes nos ofrece el autor? Decadencia, muerte, suciedad, figuras y momentos grotescos que nos devuelven a la realidad y nos hacen ver aquello que siempre está por debajo y de lo que buscamos apartar la mirada. Estos no son versos edulcorados para alegrar el alma. Las ratas emergen de las cloacas para devorar a los vivos, la putrefacción está a la vista, la orina y las heces aparecen como ofrendas a hombres y dioses, y especialmente la omnipresente locura que nos acorrala y de la que no hay escapatoria.

Como muestra de lo comentado, dos poemas de esta obra:

Del polvo nació una cosa.
Y esto, ceniza del sapo, bronce del cadáver
es el misterio de la rosa.


Los Inmortales

cada conciencia busca la muerte de la otra
Hegel
En la lucha entre conciencias algo cayó al suelo
y en el fragor de cristales alegró la reunión
Desde entonces habito entre los Inmortales
donde un rey come frente al Angel caído
y a flores semejantes la muerte nos deshoja
y arroja en el jardín donde crecemos
temiendo que nos llegue el recuerdo de los hombres.

Índice

* A quien me leyere

* Parte I:
  - En el obscuro jardín del manicomio...
  - Un loco tocado de la maldición del cielo...
  - Los ángeles cabalgan a lomos de una tortuga...
  - El loquero sabe el sabor de mi orina...
  - El loco mirando desde la puerta del jardín
  - Lamed Wufnik
  - El loco al que llaman el rey
  - Has dejado huella en mi carne...
  - Ven, hermano, estamos los dos en el suelo...

* Parte II:
  - En mi alma podrida atufa el hedor a triunfo...
  - Brindemos con champagne sobre la nada...
  - El que acecha en el umbral
  - A mi madre
  - Los inmortales
  - Llega del cielo a los locos sólo una luz que hace daño...
  - Del polvo nació una cosa...
  - Debajo de mí yace un hombre...
  - Himno a Satán
  - El lamento de José de Arimatea
  - Danza en la nieve mujer maldita...
  - Acerca del caso Dreyfuss sin Zola o la causalidad diabólica


Título: Esquizofrénicas o La balada de la lámpara azul
Autor: Leopoldo María Panero
Editorial: Hiperión
Número de páginas: 87
Primera edición: 2004
ISBN: 84-7517-795-6

Aquí estoy yo, Leopoldo María Panero
hijo de padre borracho
y hermano de un suicida
perseguido por los pájaros y los recuerdos
que me acechan cada mañana
escondidos en matorrales
gritando por que termine la memoria
y el recuerdo se vuelva azul, y gima
rezándole a la nada porque muera.

Nuevamente, entre los versos de Panero, danzan escritores y obras, filósofos, e iconos pop como Lou Reed o el gato Félix. Nunca Jamás, Sor Juana Inés de la Cruz, seres mitológicos, e incluso Benny de The Sound and the Fury junto al pasaje que le da título pasean ante nuestros ojos. La desolación, la futilidad, y el desamor que transmite el autor angustia al lector para recordarle nuevamente, que eso también es la vida.

Una cosa que me ha llamado poderosamente la atención, en ambos poemarios, es la forma de puntuar del autor: normalmente sólo se encuentra un punto y final de cada uno de sus textos.

Esta vez os dejamos con sólo un poema más de esta obra, ya que el primero era el que aparece en contraportada.
Voy como un perro recorriendo el desierto
-as beaten dog beneath the hail-
como un perro golpeado bajo el granizo
y estoy hecho sólo de lluvia
soy un alma para el granizo
soy como un viento o una estrella caída
soy el alma perfecta de la nada.

Índice

* I. Himnos a las divinidades infernales
  - Per Astaroth
  - Per Belial
  - Per Beherito
  - Per Tifeo
  - Per Yemaha, señora de la locura y de la muerte
  - Descenso a la merkaba
  - Oh, ved cómo alguien llama
  - Soy un cuerpo muerto, y como el mar
  - Voy como un perro recorriendo el desierto
  - Ah, esposo de la sombra
  - Autopsia
  - La Humanidad a lo largo de los siglos
  - Voces hablan de la sombra
  - Aquí estoy yo, Leopoldo María Panero
  - La flor que baila
  - Ah, 7, el número del desastre
  - Hay muchas profecías sobre la nada
  - Rimbaud
  - Benny
  - Caníbal
  - El padre Damián
  - Tiembla el ser adonde ya no hay nada
  - Insulta, monstruo
  - Je est un autre
  - Dos animales que conviven en la ruina

* II:
  - Cabalgando sobre el filo de un verso
  - Vía de la mano izquierda
  - Después de suicidarme
  - Qué horrenda es la vida cuando el acero brilla
  - La vida es una bestia
  - Quién soy yo, dijo el hombre
  - Kafka
  - Sally can't dance no more
  - Hay un velo entre las ruinas
  - Qué infinito el odio
  - Qué infinita es la vejez
  - Remake
  - Encuentro
  - La vida humana tiene muy escaso valor
  - Espronceda
  - Ah, palabra del odio y de la ruina
  - Borges
  - Ah, fuego en el acero inscrito
  - Ah, rosa febril del diablo
  - Ah, flor contra el hombre

* III:
  - El prójimo es un ser sucio
  - Soy el rey de la nada
  - El poema es el único supuesto de que yo existo
  - Mi padre lo dijo: la palabra es una penumbra
  - El poema es un vientre
  - La vida es una sombra que se enreda contra otra sombra
  - Los asesinos se enredan a los asesinos
  - Oh Satán, vencedor de la piel
  - Brea para el sepulcro
  - Quise descifrar el enigma de la piel
  - Que la vida es ruin tú solo lo sabías
  - Pugna el lirio contra la rosa
  - Susurro contra susurro
  - La flor es sólo un nombre
  - Crujen los labios
  - Qué atroz es estar sin labios ni ojos
  - Gimferrer
  - La poesía es el destino de la lágrima
  - Como el desierto de su voz
  - Voz en la voz, habla contra el hombre
  - Y cantarán los hombres a la ruina de mis labios

Leopoldo María Panero (1948 - 2014)

Escritor procedente de una estirpe de intelectuales y autores dedicados a las letras, siendo su padre Leopoldo Panero y su madre Felicidad Blanc. Dentro de la poesía española contemporánea, se le incluye en el grupo de los novísimos. Estudió Filosofía y letras en la Complutense de Madrid y Filología francesa en la Universidad de Barcelona.

A pesar de considerársele un poeta maldito, fue el primer miembro de su generación en publicar su obra como un clásico en la editorial Cátedra, incluirse en los programas académicos y tener una biografía escrita por J. Benito Fernández, llamada El contorno del abismo (Tusquets, 1999).

Estuvo en prisión por su oposición al régimen franquista, coqueteó con las drogas y ya en 1970 ingresó por primera vez en el psiquiátrico. Estuvo interno en Mondragón e ingresó voluntariamente en la Unidad Psiquiátrica de las Palmas de Gran Canaria, donde estuvo hasta su fallecimiento.

Su obra no sólo incluye poesía, sino que también era ensayista, narrador, y traductor. En 2003 ganó el Premio Estaño de Literatura por su antología poética de Túa Blesa.

Más información:

Otras reseñas:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jornada de mesas abiertas de Other Selves en Generación X

Incómodos invitados: no los querrás en tu casa

Elfas oscuras de Sukubus Studio