lunes, 31 de octubre de 2016

Los guardianes ocultos

Título: Luz de luna (Moonlight)
Autor: Rachel Hawthorne
Traductor: Isabel Blanco González
Editorial: Trakatrá (La Factoría de Ideas)
Número de páginas: 242
Primera edición: 2010
ISBN: 978-84-9800-613-1

Kayla es una chica norteamericana corriente, una amante de la naturaleza incapaz de comprender por qué se siente atraída hacia Lucas, un chico distante y de aspecto amenazador, Lucas es peligroso, guapo y además... es un hombre lobo. Como líder de los guardianes ocultos, cambiaformas que se reúnen en lo más recóndito del bosque, ha jurado proteger a los suyos. Pero cuando encuentra a su alma gemela, su amor por ella pone las vidas de todos en riesgo. Un peligro los amenaza mientras Lucas y Kayla sostienen cada uno su lucha interior: los humanos han descubierto a los guardianes ocultos, y planean su destrucción; entre tanto, Kayla debe elegir entre la vida que ya conoce y el amor que siente con total certeza como su nuevo destino.

[Advertencia: la siguiente entrada puede contener varios spoilers sobre la trama de toda la saga. Por favor, si deseáis leerlos sin descubrir las sorpresas del libro, mejor que no leáis nada más que lo referente a Luz de luna. Gracias]

A esta saga literaria me acerqué un poco de casualidad, la verdad, ya que vi sus libros en una tienda y fue más adelante cuando fui a por ellos. Tenía pinta de ser romántica paranormal, aunque quizá pensé que sería más en la línea de Unión divina (os invito a engancharos a su lectura, por cierto). Paso a comentar brevemente la saga completa, por si alguien tiene intención de leerlos.

Luz de luna es la primera novela de la saga Los guardianes ocultos y os comenté algo sobre ella. La obra comienza con Kayla Madison y su amiga Lindsey caminando por un parque nacional de Estados Unidos. Ambas están trabajando como guías en el parque durante el verano, la única ocasión que tiene Kayla para encontrarse en la naturaleza e intentar superar el temor hacia ese lugar, el mismo sitio donde fallecieron los padres de la joven cuando esta era pequeña. La primera sorpresa para Kayla será la fiesta de cumpleaños que los serpas habían preparado para ella. Aprovechando esta ocasión, se presentan los personajes recurrentes de la saga: Kayla Madison, Lindsey Lancaster, Brittany Reed, Lucas Wilde, Connor McCandless y Rafe Lowell. Aquel fue el momento del flechazo para Kayla.

El comienzo de la novela marca el tono de toda la saga: nos encontramos con personajes adolescentes descubriendo el amor, disfrutando de la naturaleza y enfrentados a peligros mortales que ponen a prueba la unidad del grupo, la amistad e incluso el amor. La amenaza presentada en Luz de luna afecta no solo al grupo de jóvenes guías, sino a muchos inocentes e implica una ética dudosa por parte de aquellos que les persiguen. Este problema estará cubierto en tres de los cuatro libros de la saga, estando el último dedicado a otra pareja (Hayden y Daniel) y una amenaza nueva para los Guardianes ocultos. Los personajes de Luz de luna no destacan demasiado ni para bien ni para mal, salvo en las descripciones casi al milímetro que parecen ser algo necesario dentro de este género. El personaje Kayla es bastante naíf, aunque parece ganar confianza durante el libro; en cambio Lucas Wilde parece saber siempre qué es lo que debe hacerse y tiene los pies en la tierra. Como podréis suponer, cada novela se centra en una pareja, siendo siempre la narradora la mujer y, a través de ella, veremos a los demás personajes, el entorno y las situaciones.

Luna llena, el segundo libro, tiene como protagonista a Lindsey y un triángulo amoroso. La joven parece tener siempre todo claro hasta que sus sentimientos por Connor, su amigo de la infancia, parecen ser nimios en comparación por lo que siente al ver a Rafe. La luna llena hará que Lindsey deba aclarar su mente rápido mientras siguen lidiando con la amenaza que representa Bio-Chrome.

Lo más interesante de la novela es ver cómo Lindsey y Rafe deben trabajar codo con codo para salvar a la manada, que se encuentra apresada en las instalaciones de Bio-Chrome. Su lectura me resultó bastante más amena que el primer libro.

Durante los libros de la saga vamos conociendo más cosas sobre la sociedad de los cambiaformas y su relación con los estáticos (seres humanos), además de conocer por mención que existe gente que cambia a otros animales, no únicamente al lobo como los protagonistas. También sabemos de algunas de sus costumbres, como los festivales, cómo se emparejan, etc.

Luna oculta es el tercer libro de la saga y ¡por fin tenemos una protagonista que me gusta! Brittany es una mujer fuerte pero con defectos, que por suerte se aleja de la inocentona de Kayla (que como secundaria no parece evolucionar) y de la pijilla de Lindsey (que nuevamente, no se ve progresión en ella como secundaria). El resto de personajes protagonistas de la saga salen como secundarios, ya que siempre el centro de atención es la pareja del libro. También conocemos a algunos secundarios en las instalaciones de los Guardianes ocultos, pero están más para dar color que para hacer algo importante en la trama.

La pareja de este tercer libro es Brittany y Connor, aunque intentarán emparejar a Brittany con Daniel, quienes serán capturados por Bio-Chrome y estarán más en una lucha interna y de voluntades que en pelea al uso. Aquí se explora más la diferencia entre los cambiantes y los estáticos. El libro se lee rápido y de una forma amena. Tiene sus dosis de acción y bastante romance. Es una lectura agradable y se disfruta más que los anteriores, seguramente por trama y personajes.

Sombra de luna es el cuarto y último libro de la saga de Los guardianes ocultos y mi favorito de la serie. Los personajes aquí son más auténticos (y con un comportamiento más real) y más de mi gusto. Además por fin salimos del grupo de amigas formado por Kayla, Lindsey y Brittany para conocer a una cambiaformas que conocía su herencia pero por su poder tuvo que crecer apartada de su gente: Hayden Holland es capaz de sentir las emociones de los cambiaformas que están a su alrededor pero no de los estáticos. Su pareja será Daniel Foster, quien ofrece más juego del visto en el tercer libro porque vemos su personalidad desarrollada y conocemos parte de su pasado, que nos ayudará a entender sus motivaciones y su forma de ser. También se agradece que la trama no sea sobre Bio-Chrome, y esto le da mucha vida al libro. Es un buen punto y final para las aventuras de este grupo y por suerte no se alarga innecesariamente con más libros. El escenario del libro también es en parte diferente, ya que Hayden huirá de Wolford a la primera de cambio para evitar una tragedia mayor de la que sucede en el primer capítulo de la obra.

La saga se lee rápido, bien, y para ser un libro de romántica paranormal no está nada mal (aunque la saga de Kitty Norville es mucho más amena). Lo que más me gustó fue la construcción del mundo ya que tiene detalles interesantes incluso como para llevarlo como ambientación propia a la mesa de rol, como veremos más adelante. La saga va ganando cuerpo según avanza, siendo el primer libro el más pasteloso y flojo y el cuarto el que tiene personajes más interesantes y que me parecieron más definidos. Lo peor a nivel de personajes es lo ya comentado, que no siempre los secundarios se ven como personajes redondos que siguen evolucionando: al cambiar la atención a otra pareja, parece que ya no importan los demás salvo para ser consejeros, interés romántico o una ayuda en un aprieto.

El punto negativo más grande es para la traducción de esta saga literaria es que la editorial no empleó a la misma persona para traducirla, sino que tenemos tres traductoras: Isabel Blanco González (Luz de luna), María Otero González (Luna llena) y Elisa Mesa Fernández  (Luna oculta y Sombra de Luna). No sé si es por este motivo por el cual encontramos algún fallo como cuando conocemos al señor Wilde, que conoceremos Elder Wilde en otra novela y que choca más cuando vemos a Elder Thomas, que pensando que son el consejo de Wolford podemos suponer que son los líderes o ancianos de los hombres lobo y no que por casualidad ambos se llamen Elder. La edición tampoco es de gran calidad, ya que en uno de los libros tenemos algunas páginas cortadas "a mano" en el último cuadernillo, lo cual es cuanto menos llamativo.

Los guardianes ocultos en la mesa de rol

Durante los cuatro libros de la saga se comentan varias cosas sobre cómo es la sociedad de los cambiaformas cuyo animal es el lobo. Quizá os apetecezca jugar una partida con algún aficionado de este tipo de novelas usando algunas de las cosas mencionadas más algunas de vuestra cosecha. Aquí recojo algunas que podrían ser interesantes para llevar la ambientación a una partida de rol y que están reflejadas en estas novelas:

- Los cambiaformas son un grupo separado y llaman a los humanos estáticos. Pueden tener descendencia con humanos y pueden vivir entre ellos sin que ellos se percaten de que son diferentes.
- La transformación de las mujeres sucede con la primera luna llena después de haber cumplido diecisiete años; en cambio, los chicos cambian con dieciséis años. Los hombres están solos durante su transformación y apenas hablan sobre ella, pero se dice que las mujeres morirían si lo hiciesen solas, así que pasan por este cambio con su pareja.
- Los sentidos de los hombres lobos son mucho más agudos que los de un estático o un animal, tanto en forma humana como en forma de lobo. No se conoce un equivalente a la forma de hombre lobo de los mitos, las películas o juegos como Hombre lobo el Apocalipis (Crinos) u Hombre lobo el Exilio (Gauru).
- Las parejas de lobo se pueden comunicar telepáticamente una vez han cambiado aunque ellos pueden leer la mente a su pareja destinada antes de que pueda cambiar por primera vez. Los hombres se tatuan el nombre de la mujer que eligen como pareja, pero ella es quien decide si lo acepta como pareja o no. Si son rechazados, no pueden cambiar su tatuaje, ya que se supone que ellos "sienten" quién es la persona destinada. Se emparejan de por vida.
- Existen otros cambiaformas, como los hombres leopardo pero son mencionados de pasada. Sabemos que no se emparejan de por vida y no suelen vivir cerca unos de otros, ya que quedan pocos y están dispersos.

En cuanto a la trama en sí, es una vieja conocida en los juegos de rol: un grupo de humanos conoce la existencia de los hombres lobo y quiere experimentar con ellos para obtener algo (curación rápida, una forma de ocio, etc.). Da igual que sean un pequeño grupo de científicos o una empresa con grandes recursos. Otro gran problema es precisamente evitar que sepan de su existencia aunque los jóvenes crean que deberían darse a conocer porque sería una relación beneficiosa, pero en este mundo parece que los cambiaformas tienen trabajos relacionados con su comunidad: guardabosques, policías y abogados para ayudar a los suyos con estáticos, etc. ¿Hasta dónde podría llegar su influencia desde las sombras? ¿Hay rivalidades entre clanes de lobos o con otros cambiaformas? Estas serían algunas buenas decisiones para vuestra mesa de juego si os animáis a probar esta ambientación.

Más información:
Rachel Hawthorne

Otras reseñas:
Diario de invierno - Videoreseña : Saga Los guardianes ocultos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada