sábado, 7 de septiembre de 2013

Demo de Carnevale en Séptimo Grado (Leganés)

El pasado sábado se celebró una presentación del juego Carnevale a cargo de Ronin Nita, en la asociación Séptimo Grado de Leganés. Al evento acudieron varios miembros de la asociación y dos de ellos tomaron las riendas de unas bandas de las facciones rashaar y patricia para enfrentarse en un singular escenario. Este había sido creado por Ronin Nita y en él ambos bandos tenían sus propios y oscuros motivos para apoderarse de una joven madre y sus numerosos hijos. Las bandas eran de aproximadamente doscientos puntos por jugador.

La escenografía estuvo compuesta de un tapete de DreadFleet, varios elementos de Terraclips (procedentes de las cajas Streets y Sewers of Malifaux) y algunos elementos de escenografía que cedió la asociación para la demostración. Finalmente, la miniatura de la madre es de Reaper y los niños son de Gripping Beast.

El objetivo de ambos bandos era hacerse con el mayor número de niños.

La banda de los patricios comenzó desplegando en la parte izquierda.

La banda de los rashsar desplegaba a la derecha, con miniaturas ocultas.

Panorámica general de la mesa.

En el primer turno rashaar, el magi y los híbridos corrieron para acechar a su presa: la madre y sus hijos, ya que estos eran parte de su culto.

En el primer turno patricio, algunas figuras treparon al edificio mientras que otras optaron por cruzar a nado el canal. La banda patricia venía de una de sus fiestas, en busca de más diversión por el camino.

Viendo la situación, la madre y los niños comenzaron a alejarse en su primer turno, pero no fueron lo bastante rápidos.

Un Radru, gracias a su despliegue acuático, apareció por un canal cercano para apoderarse de un niño, tras haber trepado por el edificio.

Este pobre Ugdru no fue tan afortunado... o decidió que se estaba muy a gustito en el agua y pasaba de ir a ayudar a sus compañeros.

Ante la atónita mirada de su familia, este pobre niño fue secuestrado.

Una joven barnaboti también quería niños, tras haber saltado del edificio en pleno momento de delirio.

Sigilosamente un híbrido se acercó también a la familia, mientras los jugadores estaban distraídos con el metro.

Los patricios ya localizaron su nueva diversión y corrían por la segunda plataforma de la ciudad, calculando como llegar a su presa.

Los rashaar seguían controlando su zona, seguros de que alguien más estaba en las calles de Venecia. Las fichas de los personajes y sus acciones también llenaban la mesa de juego.

La joven barnaboti iba a dejar de estar sola, pues un noble acudía a apoyarla, mientras que el magi iba a embroncar a sus compañeros por ser tan lentos.

En el turno de la familia, se alejaron lo posible del Radru mientras dejaban atrás al pequeño Biagio. ¡La cosa estaba muy fea ya!

El Radru emprendió su huida con el niño mientras un Ugdru al fin decidió trabarse con soldado de la ciudad. ¡Con el culto no se juega!

Otro de los soldados de la ciudad, que había tenido problemas en su marcha, por fin se acerca a la posición de su compañera la barnaboti.

En el mismo canal se encontraba el noble intentando trepar al edificio, mientras al fondo se producía una pelea.

Los patricios aseguraron posiciones mientras los híbridos intentaban hacerse con otro niño para su culto.

La híbrida se apoderó de un niño, pero aquí iba a correr la sangre.

El magi seguía dando órdenes a todo el mundo y lanzado sus mortales dardos.

Como quien no quiera la cosa, ahora sin el joven Aristo, la familia buscaba refugio al otro lado del canal.

Uno de los soldados de la ciudad contempla la situación, dudando a qué grupo de sus amigos ayudar.

El segundo barnaboti quiere sangre de híbrido.

Tanto el magi como la híbrida se han hecho con niños, mientras el Ugdru sigue entreteniendo al guardia de la ciudad para que puedan huir.

El pobre Radru se siente muy torpe en tierra, por lo que espera a tener un hueco en el canal para pasar libremente.

Un soldado perdido se acerca al puente, pero no detecta la guarida de los Rashaar.

La híbrida sigue avanzando hacia un lugar seguro. ¡Ya saborea su recompensa!

La madre y sus hijos restantes ya han alcanzado tierra, mientras que la pelea empeora por momentos.

El soldado sigue avanzando hacia la descuidada familia.

El noble tiene su arma descargada.

Nuevamente la madre es emboscada, pero hay un enfrentamiento por su control.

Los rashaar han preferido asegurar a sus presas.

Las peleas están complicadas y cada vez peor para los rashaar.

El pobre Ugdru cada vez está rodeado por más patricios y su amigo decide dejarle tirado.

El jugador rashaar ya ha perdido a dos de sus personajes.

Está todo el pescado vendido aquí, los patricios se van a hacer con otro infante.

Desde lugar seguro, vigilan las peleas.

Los "ranos" (como fueron apodados en la partida) habían perdido otro miembro.

Terminados los problemas, sólo queda la fiesta para los patricios.

El botín rashaar era de tres tiernos cultistas.


Resultado final de la partida tras el recuento de puntos de victoria: 9-5 a favor de los patricios, y ambos jugadores contentos por la experiencia vivida.

Más información:
Séptimo grado: club de rol y simulación
Séptimo grado: foro del club de rol y simulación

2 comentarios:

  1. Buenas!

    Soy socio del Club y me alegro de que te haya gustado la experiencia.

    Repite cuando quieras :)

    ResponderEliminar
  2. la verdad que fue una experiencia buenisiiiiiiiiiiiiiima, estoy super picado con el juego y ya estoy con mis doctores liado,muchas gracias a Ruben por ser nuestro maestro de ceremonias

    diegorg

    ResponderEliminar