Antonio Gayo: taller y ediciones

Gracias al curso de producción editorial pudimos visitar el taller de Antonio Gayo, un litógrafo afincado en Madrid que nos habló de cómo se crean las litografías desde que entras en contacto con el artista hasta que tienes el producto terminado. Podéis conocer más cosas sobre él en la web del taller.

 En el taller se veían numerosos productos en las estanterías.

El taller cuenta con una gran sala central con todo lo necesario para la producción.

Sobre este mueble pudimos ver algunas pruebas de trabajo.

Normalmente el primer paso para crear una litografía es limpiar una piedra que tengamos del tamaño adecuado. Para reutilizar la piedra hay que seguir un sencillo proceso para eliminar esa capa previa de grasa y que no aparezca nada imprevisto en la nueva litografía.


Primero se humedece la piedra. No recuerdo si es con agua.

Luego se aplica un abrasivo especial.

Y se pule la piedra hasta que el dibujo ha sido eliminado.

Se crearía un nuevo dibujo con materiales especiales.

Estos son los que tenían en el taller.

Antes de hacer la litografía se debe humedecer con agua la piedra.

Luego se aplicaría goma arábiga para evitar que todo se empape de tinta.

La tinta sólo se depositará en las zonas que hemos ilustrado.

La piedra preparada de esta forma se pasa por las máquinas que hemos visto en las primeras fotografías, donde se aplicará una presión y el dibujo pasará al papel. Este proceso es muy delicado, por lo que no siempre dos litografías serán idénticas, pero esto las da un valor especial que no tiene el offset. En la máquina americana se podían usar planchas de aluminio.


Algunas de las piedras del taller.

Dibujos de algunas de las piedras.

Estas eran algunas de las obras que tenían sobre sus mesas.

Esta máquina es de origen alemán.

Los tacos de cartón sirven de amortiguación.

Otro tipo de máquina.

Aunque parezca mentira, esta amortiguación es mejor que la de máquinas más modernas.

Tres máquinas diferentes conviven en el taller.

Esta es una máquina americana, mucho más moderna, pero no aguanta bien los desniveles que puede tener la piedra.

También se pueden usar planchas de aluminio para algunos trabajos.
Las cajas contienen rodillos para entintar.

A continuación veremos fotografías de algunas litografías que tenía Gayo, de diversos artistas con los que ha trabajado, incluyendo algunas pruebas de los artistas que han pasado por su taller.

Obra de Rómulo Celdrán.

Obra de Eduardo Arroyo.

Obra de Eduardo Arroyo.

La tinta hace juegos como este, donde se ven las diversas capas.

Obra de Isabel Baquedano.

Esta me llamó poderosamente la atención y me fascinó.

Obra de Navarro Baldeweg en varias tintas.
Se puede ver de fondo trabajos secándose en esas planchas.

Los muebles contenían más obras.

Este es el pequeño catálogo que nos pudimos traer a casa.

Estos son algunos de los trabajos que Gayo ha editado.

Si algún día os animáis a adquirir una litografía, o a llevar vuestras creaciones a este soporte, recordad que en pleno corazón de Madrid está este artesano amante de las obras de arte que os acogerá en su taller, en un espacio tranquilo y de ambiente relajado, donde podréis crear estas pequeñas joyas.

Más información:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jornada de mesas abiertas de Other Selves en Generación X

Elfas oscuras de Sukubus Studio

Incómodos invitados: no los querrás en tu casa