miércoles, 17 de octubre de 2012

"Ungoliant, Ella-Laraña y la Acromántula: una revisión del mito de Aracné desde lo siniestro"

Título: "Ungoliant, Ella-Laraña y la Acromántula: una revisión del mito de Aracné desde lo siniestro"
Autor: Encarnación Alonso Valero (Universidad de Granada)
Artículo aceptado: 30 de junio de 2010
Número: Volumen dos (2010), pp. 1-8.
Número de páginas: 8
Palabras clave:  El Señor de los anillos, Harry Potter, arañas, acromántula, siniestro, Freud.

La autora comienza explicando que varias mitologías forman parte de la historia mítica de la Tierra Media y considera la historia de sus arañas gigantes como una reescritura del mito romano de Aracné, que a través de Tolkien la idea ha reaparecido en la obra de J.K. Rowling transformadas en acromántulas, con matices más siniestros en ambas obras que la del mito original.


El segundo punto de este artículo nos lleva hasta Freud, quien estudió lo siniestro en el ensayo homónimo y que consideró dos vías: el estudio de la evolución de la palabra unheimlich (siniestro en la lengua alemana y que tiene dos sentidos, familiar-confortable y oculto-disimulado) y el resultado de este sentimiento en las personas. Esto aplicado a las arañas tolkienianas sería la familiaridad con su lado humano y su lado animal lo que las convertiría en siniestras, por lo tanto para Freud siniestro es todo aquello que debería haber permanecido oculto pero ha sido revelado y como ejemplo pone el autor a Der Sandmann de E.T.A. Hoffmann con el arenero como coleccionista de ojos como figura siniestras, sobretodo por la pérdida de visión que causa a sus víctimas. Esta perdida aparece en el personaje Aragog como un elemento siniestro y queda asociada a la búsqueda de la verdad. En la saga Harry Potter el efecto siniestro queda minimizado por el público al que van destinadas las novelas, en cambio en la obra de Tolkien se ha podido desarrollar a través de la trama y el lengua este efecto hasta límites alcanzados por pocos autores en el siglo XX.

En El Simarillon se nos habla de Ungoliant (araña en sindarin), un ser malvado que habitaba en Avathar, donde tejió su propio reino: No-Luz de Ungoliant pero como se nos muestra en el siguiente pasaje: "Vivía en una hondanada y había tomado la forma de una araña monstruosa, tejiendo sus negras telas en una hendidura de las montañas. Allí absorbía toda la luz y la devolvía como una red oscura de asfixiante lobreguez, hasta que ya no le llegaba ninguna luz, y estaba hambrienta (1984c: 95-96)". El personaje queda representado por dos rasgos: la metamorfosis y la habilidad para tejer, además de poseer rasgos humanos como la inteligencia, la codicia o el lenguaje. De la prole de Ungoliant saldría Ella-Laraña (Shelob en la lengua inglesa) que habitaría en Mordor se la describe parecida a una araña y con ojos despiadados, es siniestras porque posee rasgos humanos que la hacen estar a medio camino entre la araña y aquel, al igual que su madre y el personaje mitológico.

Las acromántulas, descendientes literarias de las Grandes Arañas tolkienianas por sus características que podemos leer en Animales fantásticos y dónde encontrarlos, habitan en el Bosque Prohibido y Aragog, la líder del grupo, fue criada por Rubeus Hagrid. Uno de los comportamientos más brutales de las acromántulas es que devoran a sus muertos y lo que salva a los protagonistas de ser devorados es la orden de su líder de no tocar a Hagrid y tras su muerte lucharán del lado de Lord Voldemort, asaltando el castillo de Hogwarts.

Las conclusiones de Alonso Valero son las expuestas a lo largo del artículo. Las arañas de Tolkien son una revisión del mito romano por su metamorfosis, ambigüedad, ser seres malditos, la oscuridad y su habilidad tejiendo, rasgos resaltados por el autor repetidas veces en su obra. Los rasgos tenebrosos tienen su raíz en el movimiento romántico inglés y afectan a su obra en general y a este aspecto en concreto. El éxito de la trilogía de Tolkien ha convertido en deudores a autores posteriores de fantasía en mayor o menor medida, como sucede con la autora británica.

Por el formato de la obra se anticipa en el resumen los argumentos que se van a expandir a lo largo del texto y que serán repetidos numerosas veces. Esto no resta originalidad al texto y gracias a él podemos ver fuentes de la obra del profesor Tolkien y su influencia en otra saga exitosa en lengua inglesa. En ocho páginas se encuentran condensadas las ideas arriba expuestas y una importante bibliografía con la que la autora ha trabajado para elaborar "Ungoliant, Ella-Laraña y la Acromántula: una revisión del mito de Aracné desde lo siniestro".

Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada