miércoles, 5 de septiembre de 2012

Pronombres personales y el presente

Pronombres personales

Los pronombres personales tienen diferentes formas dependiendo del caso en el que se encuentren. Esto sucede tanto en la lengua alemana como en la española aunque puede que un hablante nativo "no se pare a pensar" en qué caso está hablando en cada momento. Esto lo explicaré con más calma en una futura entrada.

En el nominativo alemán, los pronombres personales son los siguientes: ich (1ª persona del singular), du (2ª persona del singular), er/sie/es (3ª persona del singular en masculino, femenino y neutro), wir (1ª persona del plural), ihr (2ª persona del plural) y sie/Sie (3ª persona del plural y forma de cortesía.) En la lengua española, también en el caso nominativo o recto, nos encontramos con: yo (1ª persona del singular), tú/vos (2ª persona del singular), él/ella/lo (3ª persona del singular), nosotros/nosotras (1ª persona del plural), vosotros/vosotras (2ª persona del plural) y ellos/ellas (3ª persona del plural.) La forma de cortesía en español corresponde a usted/ustedes (2º persona de singular y plural.)

Los pronombres personales en nominativo, al igual que en español, son los que empleamos para conjugar los verbos y los usamos como sujeto. El pronombre personal alemán en acusativo no puede ocupar la posición preverbal (Ich kaufe ihn.) Para facilitar su estudio, hay que recordar que las terminaciones de los pronombres personales alemanes en la tercera persona del singular del nominativo coinciden con las de los artículos definidos en dicho caso: "-r" para masculino, "-e" para femenino y "-s" para neutro.

Los pronombres personales en acusativo alemán son los mismos que en nominativo salvo para la tercera persona masculina que es ihn. Esto sucede igual en los artículos determinados (den para el género masculino). Sin embargo en español, en el acusativo, la cosa cambia bastante: me (1ª persona del singular), te (2ª persona del singular), lo/la/se (3ª persona del singular), nos (1ª persona del plural), os (2ª persona del plural) y los/las/se (3ª persona del plural.)

Generalidades sobre los verbos

El orden habitual de la oración alemana es Sujeto Verbo Objeto. Normalmente el verbo ocupa la segunda posición (Da ist Bern / Kommst du Morgen? / Wo arbeitest du?.) En alemán ha de existir un sujeto de la oración, incluso en oraciones impersonales como las de fenómenos meteorológicos. La lengua española también sigue habitualmente el orden Sujeto Verbo Objeto aunque es muy flexible, pudiendo alterar el orden de los sintagmas que forman la oración. También es posible omitir el sujeto de las formas personales del verbo (Canto, Llamaremos.)

En alemán existen, al igual que en español, tres formas finitas o no personales: Infinitiv, Partizip I y Partizip II; en español las formas finitas son infinitivo, gerundio y participio. Las  formas finitas del indicativo alemán son: Präsens, Präteritum, Perfekt, pluscuamperfecto, futuro I y futuro II. Existen otros modos verbales como el Konjuktiv I y II (que no siempre equivale al subjuntivo español) y el imperativo. La terminación más frecuente de los verbos alemanes en infinitivo es "-en", sin embargo en español tenemos tres posibles terminaciones: "-ar", "-er" e "-ir" (cantar, beber, vivir.)

Existen unos cambios fonéticos para facilitar la pronunciación en algunos verbos, como los que añaden una "e" de apoyo por terminar en dental (arbeitest, wartet, badet, landen) o los que terminan en "m" o "n" precedidos de una consonante que no sea "m, n, r, l ó h" (atmen, rechnen). Los verbos que terminan en "-ß", "-s", "-z" y "-x" no añaden la "-s-" en la segunda persona del singular (du heißt, du platzt). Algunos verbos cambian su vocal radical en la segunda y tercera persona del singular (sprechen - sprichst - spricht, tragen - trägst - trägt). Por ello es recomendable memorizar los verbos que sufren estos cambios con su infinitivo y tercera persona del singular. También sufren este cambio los verbos modales (können - kann, müssen - muss, wöllen - will.)

Los verbos irregulares, como en cualquier otra lengua, tenemos que memorizarlos. Uno de ellos es el verbo sein que equivale en español a los verbos ser y estar.

Existen algunos verbos con prefijos separables que varían el significado de la raíz. Estos pueden venir indicados de la siguiente manera: mit-kommen, auf-wachen. La raíz ocupa la segunda posición conjugada y el prefijo va al final de la oración (Claudia hört zu). Los verbos con prefijo no separable son los que empiezan por: be-, emp-, ent-, er-, ge-, ver-, zer-.

Para negar un verbo colocamos el adverbio nicht detrás del verbo (Sie wohnt nicht in Berlin.)

El presente alemán

Sirve para para expresar cosas que son siempre así (Sie heißt Lara), acciones continuadas que en español irían en gerundio (Jan schreibt einen Brief) y para referirse a acontecimientos futuros (Sara kommt bald nach Wien.) Para conjugar un verbo regular alemán en el presente de indicativo quitamos la terminación del infinitivo y colocamos la terminación correspondiente a cada persona: kommen - ich komme, du kommst, er/sie/es kommt, wir kommen, ihr kommt, sie/Sie kommen.

Verbos modales en presente

Los verbos modales tienen una conjugación con cambio de vocal en las personas del singular (können - kann) y parecen de umlaut en singular. Básicamente modifican el significado del enunciado. Cuando se usan verbos modales se crea lo que se denomina paréntesis verbal, algo muy típico de la lengua alemana. En este caso la segunda posición la ocupa el verbo modal conjugado y al final de la oración iría el verbo léxico en infinitivo. Entre el modal y el infinitivo se encuentran los posibles complementos.
Er kann in zwei Minuten sechs Gesichter zeichnen.
Hier darf er nicht fahren.

Dürfen: permiso / prohibición
Hier darf man rauchen.
Hier darf man nicht laut sprechen.
Ohne Visum darf man nicht über die Grenze. 

Können: posibilidad (circunstancias objetivas), capacidad (saber), permiso para hacer algo.
Sie kann zeichnen.
Kannst du morgen Tennis spielen?
Ich kann eich nicht begleiten, ich habe viel Arbeit.

Mögen: pedir algo a alguien, deseo y puede equivaler a un condicional o subjuntivo.
Ich möchte bitte Bier.
Ich möchte hier arbeiten.
Im Sommer möchte ich nach Österreich fahren.

Müssen: necesidad u obligación (personal, circunstancias o leyes) y en negativo falta de obligación.
Ich muss trainieren.
Das müsst ihr nicht lernen.
Im Schwimmbad muss man eine Bademütze tragen.

Sollen: obligación impuesta, pedir u ofrecer consejo o ayuda, buscar consenso.
(Mein Trainerr sagt,) Ich soll noch traieren.
Du sollst nicht lügen.
Wohin soll ich das Paket bringen?

Wollen: intención, voluntad, meta, propuestas.
Er will jetzt arbeiten.
Ich will auch mitspielen.
Wollen wir morgen mal wieder zusammen Tennis spielen?

Bibliografía

Castell, Andreu (2008). Gramática de la lengua alemana: explicaciones y ejemplos, Editorial Hueber.
Pascual Aubá, Inmaculada (2006). Lagune 1 Glosario XXL: Deutsch-Spanisch / Alemán-Español, Ismaning, Hueber Verlag.
Real Academia Española (2010). Nueva gramática de la lengua española: Manual, Madrid, Asociación de academias de la lengua española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario