Kinder World: un juego para relajarse con plantas

Hoy me gustaría hablar de Kinder World, una app para móviles. Conocí esta propuesta un poco de casualidad, gracias a que una persona que sigo en Twitter recompartió una ilustración del juego (exactamente esta de Lucy Zhang). Y me enamoró tanto que no tardé en buscar más información sobre este pequeño videojuego tan especial. Se veía tan bonito y tranquilo, que lo instalé para tener pequeños momentos de relax durante mi día.

Desarrollado por Lumi Studios, Kinder World actualmente está en fase alfa, pero se puede descargar ya para Android e iOs. Este proyecto es una realidad gracias las campañas en Indiegogo y Kickstarter.

La premisa es sencilla: te acabas de mudar de casa cuando recibes la visita de Samy, un samoyedo precioso, que es tu vecino y te ha visto con Mr. Leggy (señor Patitas, una planta en una maceta muy cuca con forma de pulpo). Después de charlar un poco sobre esta cola de dragón (Epipremmnum pinnatum) y que te explique las dos mecánicas básicas del juego, cómo regar y expresar gratitud, te regala tu primera planta porque ahora sois amigos. De esa semilla saldrá una Monstera deliciosa que deberás regar dos veces al día.

Kinder World es un juego tranquilo donde pasar unos minutos relajantes regando plantas y conociendo las pequeñas historias que te presentan, ¿pero acaba ahí la cosa? ¡Para nada! Parece que vamos a coleccionar tarjetas de diferentes tipos de plantas con «cinco retos» relacionados con su crecimiento o con nuevas variedades. Al completarlos nos darán algún regalo, por ahora parece que suelen dar decoración para las habitaciones, y también vamos desbloqueando nuevos puntos en la historia, donde conocemos más a los personajes y plantas y tenemos acceso a nuevas funcionalidades.

Aunque podemos regar sin más, el juego nos propone practicar una serie de actividades antes de hacerlo para ayudarnos a tener estos momentos de calma. Precisamente esta parte del videojuego es una de las que más anunciaron en el mecenazgo y los vídeos promocionales, ya que cuentan con la colaboración de la Dra. Tara Cousineau para darle más base a toda la parte relacionada con la psicología en el juego.

La primera de estas actividades es la gratitud diaria, guiada por una pregunta que nos proponen con cada riego. Más tarde desbloquearemos también poder nombrar nuestras emociones y con ellas llenaremos un tarro con arenas de diferentes colores. Gracias a estas pequeñas acciones conseguiremos que nuestra agua para regar sea de mejor calidad. Pero no temáis, cuando entramos por primera vez en el juego nos avisan de que nuestras plantas no morirán si no las regamos; aunque da pena ver al tiesto con cara triste porque no ha recibido su agua. ¡Y eso que es solo una maceta con carita! Samy nos avisa que con entrar por la mañana y por la tarde nos basta para tenerlas cuidadas.

Nuestro amigo Samy se pasará de vez en cuando para animarnos, contarnos cosillas e incluso nos manda cartas (y nos avisa de que las vamos a recibir... este Samy...). Le podemos devolver toda esta atención con galletas, que le pirrian, para motivarle a ayudar a recoger las diferentes habitaciones. Por lo que llevo visto, estas nuevas habitaciones nos permiten hacer nuevas cosas como decorarlas o conocer a nuevos personajes con los que relacionarnos.

Llevo poco jugando, pero parece que la idea del juego es desbloquear las tarjetas de cada planta y motivar a Samy para recoger toda la casa y tenerla lista para que vivamos en ella, con espacios confortables y acogedores. Eso sí, ¡Samy cada vez necesitará más premios para motivarse a limpiar y recoger! Conseguirlos es tan sencillo como entrar a regar nuestras plantas.

Al desbloquear la primera habitación conoceremos a un erizo muy elegante, Quilliam, que nos contará cosillas sobre su vida y la de Samy y nos dará de los premios para este. Cuando reunamos suficientes galletas, podremos llamar a Samy para que haga unas pequeñas tareas en la habitación. Al completar todas, el cuarto está listo y Quilliam volverá para regalarnos un nuevo tipo de planta (una Calathea orbifolia).

Cuando nuestra planta esté totalmente desarrollada podemos llevarla al invernadero, donde podremos visitarlas cuando queramos, y cultivar una nueva semilla en la planta baja de la casa. Cada vez que entramos en el juego podemos ver una imagen de qué animales han visitado a nuestra planta solo con pinchar junto a la persiana. ¡Hay una buena variedad de insectos, pájaros, ranas y otros animalillos que se dejan caer por el alféizar de la ventana! Esta es una de las cosas que más curiosidad me da y me encantaría que más adelante puedas tener un álbum con todas esas fotografías para verlas con más calma, aunque sea solo porque es un añadido muy cuco.

Básicamente, este es un juego para conectarse muy poco rato al día y con el que desbloquearemos las cosas más por el paso del tiempo real que por volvernos locos a hacer tareas sin parar dentro del juego: todas las cosas se llevan su tiempo, y más aún las plantas.

Para los que no hemos entrado en el mecenazgo a tiempo o queramos tener nuevas cosas bonitas en el juego, tienen una tienda donde podemos pagar con dinero real para tener nuevos diseños macetas, adornos y cosas similares en el juego. Siempre se puede ver esto como una pequeña ayuda para los desarrolladores a cambio de nuestros buenos momentos con el juego.

Desde que empecé a jugar he visto una actualización, las «Samy's Pupdate» (quizá podríamos llamarlas ¿Las cachorriactualizaciones de Samy?, aunque es un poco largo el nombre...) y en la última nos decían que han añadido la Monstera adansonii a la colección y cómo podemos desbloquear la biblioteca.

Además de poder conocer nuevos tipos de plantas, curiosidades incluidas, y disfrutar de una música muy agradable, lo que más me gusta del juego es Samy porque es pura dulzura ese personaje. Y por suerte de los primeros regalos que recibimos es una versión de peluche de Samy, para que siempre podamos tenerle junto a nosotros, aunque sea en versión pequeña.

Y eso es todo lo que puedo contar por ahora de Kinder World. ¿Te animarías a probar una propuesta como esta? ¿O prefieres pasar al modo difícil y cultivar tus propias plantas en casa? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Más información:

Otros artículos de interés:

Publicar un comentario

0 Comentarios